Entrevista a Helena, hija de Tíndaro. “Si vamos a la guerra, Troya ganará”

fig3-helenadetroyarosseti1863

Helena de Troya – Dante Gabriel Rossetti

Entramos en Troya y la tensión que se palpa en el ambiente es evidente. Está claro que algo importante está pasando entre los griegos, y Helena de Esparta –aunque algunos empiezan a llamarla Helena de Troya- nos abre las puertas de su castillo y de sus aposentos, para darnos su visión personal de esta –al parecer- inminente guerra, de la cual dicen que es la detonante.

. Primero agradecerle que nos haya recibido, sabemos que las cosas están muy tensas entre los aqueos y los troyanos. De hecho, dicen los aedos, que están así de tensas porque usted está aquí.

Eso dicen, pero no hay que creer siempre lo que cantan los aedos, sobre todo si viene de ese tal Homero del que todos últimamente hablan. A mí me están usando de excusa para justificar la ambición de otros. Desde que Pandora abrió su caja, todos los hombres creen que las demás mujeres somos como ella, pero no siempre desatamos todos los males del mundo.

. ¿Cuál es la razón entonces para que el hermano de su marido Menelao, Agamenón, quiera entrar en guerra con Troya, de la que es príncipe su actual pareja?

La razón es simple. El control del mar Egeo y de sus rutas comerciales. Troya tiene una posición privilegiada, pero el poder de Agamenón va en aumento y Troya es un impedimento para sus ansias de poder. Agamenón necesita controlar el comercio porque dice que sus barcos están sufriendo ataques, lo que supone pérdidas para las arcas de Micenas.

Es la misma historia de siempre en realidad, la Grecia continental contra la Grecia oriental. Y se resume en dos conceptos: poder y dinero. No tiene que ver con la venganza.

. ¿Qué siente si al final van a la guerra?

Me daría muchísima lástima, porque en realidad, todos somos griegos, hijos de una misma cultura. Todos somos hermanos, y es difícil ver cómo los hermanos se matan entre sí. Pero si vamos a la guerra, una cosa está clara, Troya vencerá.

. Está usted muy segura, pero ayer mismo oímos cantar a Homero, a quién nombraba usted antes, sobre las más de mil naves de guerra listas para atacar de los aqueos. ¿Qué opina de eso?

Como ya he dicho, no hay que creer siempre lo que digan los aedos, cantan para regalar los oídos de los que les pagan con monedas, no para ser fieles a la realidad. De los aedos sólo me creo las historias pasadas, y a veces ni siquiera eso.

. ¿Por eso qué dicen de que es usted hija de Zeus?

Y que convirtió a mi madre en cisne para violarla, sí. Los aedos pueden ser muy inventivos a veces para que la gente escuche sus historias, y además crueles cuando esa historia trata sobre una mujer que es bella. Mi padre es Tíndaro, rey de Esparta, y mi madre se llama Leda, pero le puedo asegurar que no tiene plumas por ningún sitio de su cuerpo. Fui consciente desde pequeña de mi extrema belleza, pero eso no significa que sea hija de dioses.

. Puede que su belleza no venga de los dioses, pero ciertamente, le ha llevado a su situación actual, en Troya.

Si se refiere usted a Paris, sí, así es. Pero en realidad, mi belleza me lleva marcando desde mi más tierna infancia. Tanto, que a veces yo la llamaría una maldición. De joven fui raptada y violada por Teseo a causa de mi belleza. Una vez me hice mujer, mi padre decidió que me casase con Menelao, muy poderoso sí, pero que trata con más amor a sus naves de guerra que a su propia mujer. Así que cuando Paris apareció en mi vida, y comprendí lo que era realmente ser amada por un hombre y no ser solamente codiciada como un objeto precioso, no dudé ni un solo segundo en irme con él.

. Confirma entonces que está aquí por propia voluntad. ¿No le raptó Paris? ¿No fue el premio que ganó de Afrodita?

[risas] Paris me tenía ganada antes de que eligiese a Afrodita como la más hermosa. Pero de nuevo, si los aedos quieren contar que una mujer necesita de un poder divino para tomar una decisión propia, es cosa de ellos, y de los que quieren creer sus historias. Venirme a Troya con Paris fue una decisión que tomé como mujer adulta que soy. En realidad, creo que es la única decisión que he podido tomar en toda mi vida.

. ¿Y se quedará con él hasta el final? ¿Incluso si estalla la guerra?

Creo en la valentía de Paris y de todo su pueblo. Creo en el liderazgo de las tropas de su hermano Héctor. Y sobre todo creo en Troya, este pueblo que me ha acogido como una reina, y en sus puertas y en sus muros, que son infranqueables.

. Para terminar, ¿Qué le diría a los troyanos y a los aqueos que están expectantes de esta futura batalla?

A los troyanos, que no se preocupen. Puede que Micenas sea la ciudad-estado más importante los últimos tiempos, pero los troyanos somos jóvenes, fuertes y rebeldes. No lograrán someternos. No pasarán.

A los aqueos les diría, que no deberían enfrentarse a un pueblo como el de Troya. Y que se cuiden de todo, incluso de sus talones.

 

Agradecemos a Helena –pudiendo constatar tras esta entrevista que ya es, a todos los efectos, Helena de Troya- su tiempo y su paciencia en un momento especialmente tenso como este, esperando, expectantes, como sigue desarrollándose este conflicto. Un conflicto que haya nacido por la codicia o por el amor, suponemos que se quedará, para siempre, en los anales de la historia.

 

[Entrevista fingida a Helena de Troya] by Beatriz CBG

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s