Fuenlabrada: Multiculturalidad en las aulas

Formar personas libres capaces de construir una sociedad mejor

  • Aulas, sueños y tijeras
  • Consecuencias de los recortes
  • Los jóvenes del futuro

Aulas, sueños y tijeras

Nada hace pensar que este es un instituto diferente, pero las caras y vestimentas que se ven en las fotografías de las paredes, reflejan la multiculturalidad que se halla tras las puertas del IES Salvador Allende de Fuenlabrada, el cual cuenta con veintitrés nacionalidades distintas dentro de sus aulas.

A mediados del año 2013, las estadísticas reflejaban un descenso de población extranjera en la Comunidad de Madrid. Aún así, las personas extranjeras representan el 14,7% de la población, un porcentaje similar al de Fuenlabrada.

En educación, los recortes han hecho descender la inversión pública de 58 millones en 2009 a 47 millones en 2012, por debajo de la media europea. Unos recortes que el profesorado solventa como puede: “Tirando de ingenio y de ayudas municipales”.

Este es un centro que unido a las usuales dificultades de ser un instituto de barrio obrero, con clases de ESO, Bachillerato, FP y PCPI, se encuentra con el handicap añadido de tener un alumnado inmigrante del 32% en 1º y 2º ESO.

Consecuencias de los recortes

“Ya no hay aula de enlace en Fuenlabrada, si quieres ir a un instituto público con aula de enlace tienes que trasladarte hasta Parla” declara el Concejal de Educación de Fuenlabrada, Isidoro Ortega (PSOE). El aula de enlace es un servicio dentro de algunos institutos, que garantiza que los alumnos y alumnas que no hablan español, puedan adquirir con más rapidez la competencia educativa que necesitan. Es una de las principales faltas en Fuenlabrada, que ha visto cómo este año, el último aula de enlace que sobrevivía en un instituto público ha desaparecido.

Captura de pantalla 2014-03-26 a las 18.42.54

Fuente: Observatorio Municipal de Inmigración de Fuenlabrada

Fuenlabrada tiene el mayor índice de escolaridad de la comunidad de Madrid, solo por debajo de la propia capital. Aún así su índice de abandono escolar es el más bajo dentro de las ciudades con la misma población -203 mil habitantes-. Por ello Isidoro Ortega lo tiene claro: “Yo entiendo los argumentos cuando son verdad, cuando se hacen con la calculadora no son argumentos, son excusas”

En el Salvador Allende hay seis alumnos en 1º ESO que no hablan español y dos alumnos más en 4º ESO. Con un profesor de compensatoria – de apoyo a aquellos alumnos que han sido escolarizados por edad, no por nivel educativo- para unos cuatrocientos alumnos y un ratio en las aulas que sigue aumentando, reconocen que no pueden atender a todo el alumnado.

Los profesores han reforzado su carga horaria para que una de las orientadoras –de los dos con los que cuenta el centro- pueda dedicarse por completo a los alumnos que se han visto más afectados por el recorte de personal y de medios.

La desaparición del Aula de Enlace es una de las afecciones directas de los recortes: “Algunos lo podían ver como una carga, pero era un recurso, unos alumnos potentes que a través de las actividades hacían ver al resto una realidad, se creaba un enriquecimiento entre los chavales que de otra forma no hubiésemos logrado”, sentencia Carlos Fernandez, orientador.

Los jóvenes del futuro

Sin embargo, hay casos y alumnos brillantes que afloran a pesar de todo y que están más allá de su religión, cultura o de las fronteras de un país. Cuando Cecilia Camino, directora, habla de su clase de 4ºB lo hace orgullosa: “Es nuestra ONU”.

“Una de las alumnas de nacionalidad china, cuando el año pasado el examen de la OCDE era de media de 4 en matemáticas, ella sacó un 10 y cuando en Lengua fue un 6 ella sacó un 7,5”. Esta alumna, que llegó hace cinco años a España, pudo ir al aula de enlace cuando fue escolarizada. Reconoce no saber qué habría pasado si no hubiese podido ir, “Quizás tendría menos nota o habría repetido”.

IMG_8361 copypk

Fotografía tomada por Beatriz CBG

Aunque es la única alumna que necesitó de este aula, no es la única nacionalidad de la clase que destaca por sus notas. Marruecos, China, Senegal, Guinea, Rumanía, España. Sus países de origen brotan de sus bocas y entre la altivez adolescente y la vergüenza al que dirán, hablan de su sueños y de su futuro. Hay en todos ellos una homogeneidad que traspasa las diferencias culturales. Todos quieren seguir estudiando. Ninguno piensa que las fronteras sean un impedimento para conseguir sus planes. “Ya conozco España, quiero vivir en otros sitios”.

Yi Hui quiere estudiar informática, Aaron cualquier carrera de sociales, Pablo quiere estudiar INEF y Siham quiere ser arquitecta, vivir en Francia y hacer obras “como la Torre Eiffel”.

“Estoy segura de que alguno de ellos será premio extraordinario de bachillerato”, murmura Cecilia Camino, casi inconsciente de sus palabras.

El timbre suena y en poco tiempo el aula se queda vacía, así como poco a poco se va perdiendo el eco de las voces y los gritos adolescentes. Sobre una de las paredes del pasillo se eleva una placa: “Se abrirán las grandes alamedas por donde pasará el hombre libre para construir una sociedad mejor”, Salvador Allende.

 ~~~~~~~~~

Enlaces de interés:

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s