30 cosas que hacer después de los 30

Permitidme un inciso entre exposiciones de arte, ferias y teatro. Pero esta reflexión lleva desde hace tiempo y debe ser que hoy con un “20 cosas que hacer antes de los 30” ha saltado la chispa.

havefuntumblrEstoy en esa edad (31) en la que tienes amigos de taitantos y amigos de veintimuchos, y con los veintimuchos da la edad que se llenan tus redes sociales de sueños a cumplir antes de los 30 años, de lista interminables de locuras o no locuras que debes hacer, en serio de verdad, justo antes de los treinta. Porque no sé si lo sabéis, pero cuando cumplís 30 llega un hada madrina a vuestra casa y os mata. Plim. Con la varita. Toma, estás muerto. Y ya no puedes hacer listas de locuras y de sueños después de los 30, porque cumplir treinta para alguien que no los tiene es básicamente morir. Digo, o debe ser. Pero os voy a contar un secreto, no mueres. Ni sientas la cabeza. Ni te dan un trabajo más serio y tienes más responsabilidades. Ni tienes hijos justo a los treinta y dejas (de nuevo) de vivir.

Porque seamos sinceros, hay una especie de rivalidad entre los veinteañeros y los treintañeros. Esa rivalidad que maduras con la década y te hace sacar tu altivez cuando te juntas en un local con pequeños pelusillas (por la barba que les sale, al cumplir los 20 dejaron de ser imberbes pajilleros a pelusillas a secas) y ves que ellos hacen ese rolleyes con sus ojos porque han ido a un local lleno de viejunos y eso significa claramente, que esa noche no van a pillar cacho.

No tengo hijos. No tengo un trabajo serio. Debe ser que me quedé en los veintimuchos y sólo el dni siguió avanzando en edad. Pero aquí va una lista de cosas que puedes/debes hacer después de los 30, que es básicamente, todo lo que te dé la gana.

  1. Siente plena felicidad en el club de los treinta. Si preguntas a gente a partir de los 40, la mayoría te va a decir que volvería a los treinta sin dudar. No a los veinte, sino a los 30. Así que menos dramas.
  2. Vete a un restaurante medianamente caro a darte un homenaje, por fin no pensarán que vas a pedir calimocho con la comida.
  3. Di a la gente que tienes treinta años, o treinta y uno, o treinta y dos… Y que se asombren de lo bien que los llevas y que “no los aparentas en absoluto”. Mente amueblada en un cuerpo de asombro.
  4. Ve al cine pagando más caro, sin tarjetas de descuento joven. Con la cabeza alta, como si te lo pudieses permitir (aunque no sea cierto)
  5. Acuéstate un sábado a la misma hora que cualquier otro día y levántate un domingo por gusto pronto por la mañana y sal a disfrutar del sol. Tus amigos no te juzgarán.
  6. Haz un viaje con tus amigas o con tus amigos. Nadie querrá ir a un Hostal guarro a compartir cama con diez personas más que no conocen. Por más glamour que le den a eso en la juventud sabes que no es cierto. Disfruta de que el baño sea solamente para ti y de que las sábanas no tengan manchas veteasaberdequé.
  7. Haz un viaje con tu pareja. Te asombrarás de que de pronto el recepcionista no te mire con la desconfianza de una vecina cotilla, incluso si piensas montarla igual. Si chillabas con veinte, chilla con treinta.
  8. Ten sexo con un desconocido (esta la robo de una lista de la Cosmopolitan. Sí, a veces la leo). También es una buena forma de conocer a gente a los treinta.
  9. Empieza a salir con un hombre o mujer, que se acerque a los cuarenta o los supere. Disfruta de hablar con un adulto por primera vez y que pagar a escote no se lleve al extremo del céntimo.
  10. Cómprate ropa sin el beneplácito ni la cartera de tu madre. Descubrirás que tu gusto varía considerablemente y que recuerdas lo que necesitas de verdad comprarte y de lo que tienes cinco cosas iguales.
  11. Plantéate en serio tener hijos. Igual descubres que Peppa Pig no es tan atractiva como lo pintan otros. Si te parece que sí, no te agobies, tienes tiempo para planearlo o para quedarte embarazada sin querer.
  12. Sigue moviéndote laboralmente. A lo mejor tuviste la suerte de encontrar un trabajo maravilloso a los veinte. ¿Estás seguro de que no necesitas nada más? ¿Ya te realizaste del todo?
  13. Puedes llevar una minifalda un sábado noche y una falda de tubo con camisa para ir a trabajar. Estás en la edad en que todo se acepta.
  14. Ve al cine a ver una película de dibujos animados. Nadie va a pensar que eres una cría o un crío por hacerlo, eso ya está superado.
  15. Recuerda cosas de tu infancia, te parecerán lejanas y podrás pensar “Ey, yo he llegado hasta aquí”.
  16. Di frases que empiezan con “En mi época”, porque tienen un regustillo morriñero. Hay que vivirlo para sentirlo.
  17. Planta un árbol. Aunque no os lo creáis, también se lo permiten a la gente que tiene más de treinta años.
  18. Añade vino a la ecuación. Con veinte descubriste que las lentejas de tu madre en realidad estaban buenas, con treinta descubrirás que el vino (sin cocacola) en realidad también lo está.
  19. Hazte un tatuaje. Es hora de demostrar que de verdad lo quieres, te gustan y no es un capricho de una adolescencia tardía.
  20. Bebe ron con cocacola en un copazo y no en un vaso de cubata. No hace falta que lo pidas, los camareros olerán cuando deben dártelo.
  21. No te molestes en sacar el dni del bolso cuando compres alcohol o cuando vayas a una discoteca (que puedes. Y no tienen que ser de esas con señores muy mayores babeando y bailando solos. Está permitido juntarte con veinteañeros para ciertas cosas).
  22. Lee libros por gusto. Hace mucho que dejaste de hacerlo porque te lo mandasen.
  23. Mantén tu grupo de solteros treintañeros como oro en paño, serán los únicos que te salven cuando tengas demasiadas conversaciones sobre tipos de cacas de bebés. Que las hay. Las cacas y las conversaciones.
  24. Ve al gimnasio, sal a correr. Mens sana in corpore sano.
  25. Haz locuras del tipo “puede que sea mayor para esto, pero me da lo mismo”. Las disfrutarás el doble porque la sociedad impuso que no eran para ti.
  26. Salta en los charcos de lluvia cuando lleves botas de agua, da patadas a un montón de hojas caídas otoñales. Disfrutar más que un niño con tu propio beneplácito, esa es la clave.
  27. Disfrázate en carnavales si te apetece. ¿Quién dice que no se puede? Tú no debes decirlo.
  28. Cambia tu vida si no te gusta. Eres demasiado joven para conformarte con una pareja que no te valora o con un trabajo que no llena. No pienses en qué era lo que querías antes de lo treinta, piensa en lo que quieres que sea el resto de tu vida.
  29. Toma decisiones importantes. Has vivido suficiente para saber que sí y que no. Valentía.
  30. Disfruta de la crisis de los cuarenta cuando llegue. Un capricho caro nos lo merecemos todos.

Con veinte puedes gritar por la calle y con treinta paseas a los hijos y te olvidas de ti. Eso dicen. No es cierto. Pero sí que es verdad que hay cosas que puedes hacer antes de los treinta que no puedes hacer con treinta y grosso modo se trata de descuentos, becas, concursos, que te limitan en la edad. Lo que quiere decir realmente que los límites te los ponen otros, así que deja de limitarte tú. Sé que hacen mucha ilusión las listas de “antes de los treinta”, pero también pueden llegar a ser frustrantes.

Mientras estés vivo, vive. Olvídate de los estereotipos, de los límites y de las listas que agobian más que ayudan. Consejo de treintañera.

De nada.

Advertisements

One response to “30 cosas que hacer después de los 30

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s