El lenguaje y el género: Aquelarre Translate

Reportaje para FIBICC. Original:

[Primera Parte]

[Segunda Parte]

El lenguaje y el género

A través del lanzamiento de Aquelarre Translate, nos acercamos a la perspectiva de género a través del uso del lenguaje, reflexionando sobre el poder que ejerce la palabra en la sociedad y el uso de la traducción como método de unión entre diferentes culturas.

Cada día nos enfrentamos al poder que tienen las palabras, tanto las dichas como las no dichas. Si las palabras no tuviesen poder, no crearían importantes debates alrededor de ellas. Existen ejemplos claros generados en nuestra sociedad; llamar o no llamar “matrimonio” a la unión entre personas del mismo sexo, fobias políticas al pronunciar ciertas palabras como “crisis” hace unos años o más recientemente cambio de palabras como “imputado” por “investigado” por la carga peyorativa de la misma. En ocasiones se buscan fórmulas que retuercen el lenguaje para no pronunciar ciertas palabras que podrían tener un efecto de alarma en la sociedad, aunque al final el significado sea el mismo.

Si nos preocupamos tanto por el uso de las palabras en nuestro idioma ¿Cómo no preocuparnos en cómo van a ser traducidas? Si la traducción fuese una ciencia, el mundo no necesitaría de traductores y Google Translate haría todo el trabajo, pero en cambio “el lenguaje es la expresión fundamental de la cultura de un pueblo” y es por ello que en culturas diferentes existen conceptos también distintos. Por ejemplo, en japonés hay cuatro formas para decir que sí y tres formas distintas para decir “te quiero”, en chino en cambio hay siete formas diferentes de referirse al concepto de vacío. El proceso de traducción por lo tanto no consiste en sustituir una palabra por otra, sino que conlleva abstraer el significado, comprender el texto y adecuar el lenguaje al mismo.

“La traducción es la conexión de culturas a través de la palabra. Cultura y palabra son uno”.

Aquelarre Translate. Especialidad en sensibilidad de género.

Puesto que el lenguaje es tan amplio y la traducción es única, existen profesionales especializados en distintas áreas (jurídica, médica…) pero cuando la ideóloga de Aquelarre Translate, Victoria Cuadrado, estuvo buscando información sobre proyectos de traducción, le fue difícil encontrar alguno que pusiera la garantía del lenguaje no sexista y la sensibilidad de género como base en sus traducciones.

¿Y por qué es necesaria esta atención?

Porque la traducción es un proceso creativo, en el cual el traductor o la traductora vuelcan en el mismo todo su bagaje cultural. “¿Cómo va a traducir igual sobre género una persona que no se ha trabajado a sí misma en este aspecto, con otra que tiene un trabajo detrás de toma de conciencia y deconstrucción de patrones y actitudes sexistas?” Esta reflexión sobre el uso del lenguaje no es única y de hecho existen Guías de Lenguaje No Sexista por toda la red.

Pero hay ejemplos prácticos en el lenguaje que suscitan el uso de estas reglas. “Lenguas como el español o el portugués utilizan formas de género parecidas, sin embargo hay situaciones en las que la traducción exige una información adicional en la lengua meta. Por ejemplo, “My friend is here” no se puede traducir al español sin añadirle información de género porque nuestra gramática no lo permite: “Mi amiga/amigo está aquí”. Lo mismo sucede en el sentido inverso, cuando traducimos al inglés “Hoy es su cumpleaños”, necesitamos un pronombre con marca de género “Todays is her/his Birthday”. Del mismo modo habrá momentos en los que un idioma da información que al pasarla al otro se elimina, por ejemplo en la expresión “Ellas están de camino”, en inglés el pronombre “they” no tiene marca de género”.

Fondo sin infografía (2)

Traducir con gafas de género.

En los casos en los que los textos no conceden al traductor o a la traductora el contexto para definir el género del sujeto, impera en la traducción el principio del masculino como norma, el conocido como Male-as-norm. “Que el masculino plural se considere plural colectivo, no es más que una normalidad creada a partir de patrones sexistas que se asimila como incuestionable. Una de las grandes capacidades del feminismo ha sido y es su poder de constante revisión y cuestionamiento de todas aquellas disciplinas consideradas neutrales. Desde la ciencia hasta la filosofía, a lo largo de los dos últimos siglos, el feminismo ha ido sometiendo a análisis tanto conclusiones como procesos, revelando que dicha neutralidad no es más que una normalidad creada a partir de criterios patriarcales”.

“Leer y traducir con las gafas de género puestas es la única manera de asegurarnos de que no se cuela el normalizado sexismo cuando pasamos nuestro mensaje a otro idioma a través de las palabras de la figura traductora”.

¿Pero quién está detrás de este proyecto y cómo se desarrolla?

Aquelarre Translate es un conjunto de servicios lingüísticos online que brinda un servicio de traducción con sensibilidad feminista, es decir, traducciones que ofrecen la garantía de cuidar el lenguaje y el tono en todo momento asegurando su trato igualitario y garantizando una aplicación consciente de la perspectiva de género a la hora de hacer el trasvase del mensaje a otros idiomas. Entre los cuales, por cierto, están el inglés, portugués e italiano.

La ideóloga y creadora es la sevillana Victoria Cuadrado, licenciada en Humanidades y Traducción e Interpretación que lleva los últimos 5 años de su vida de “país en país” trabajando y estudiando. Suecia, Portugal y ahora Reino Unido, donde trabaja como Auxiliar de Conversación en un instituto londinense.

Pero lo más relevante de esta jovencísima emprendedora es su compromiso con el feminismo. “Compagino el trabajo con el activismo feminista, allá donde voy me aseguro de tener un grupo cerca de mujeres dispuestas a luchar por sus derechos” y es con profesionales feministas con quien se puso en contacto para crear un trabajo colaborativo en red, con las que se nutre el proyecto al generar una “cantera de profesionales independientes” que trabajarán dependiendo del encargo del trabajo solicitado y en contacto directo con el cliente.

Victoria coordina, gestiona y corrige los textos, asegurándose de que se cumple el principio de igualdad. “¡Y por supuesto traduciendo!”, asegura, en este proyecto que ha estado asesorado por FIBICC a través del curso de Creación y Gestión de Empresas Culturales y Artísticas impartido por IGECA.

¿Errores? de traducción. 

IMG_9975

Renacimiento. Primera mitad del Siglo XVI.  Miguel Ángel ejecuta la figura de Moisés bajo  el encargo de la tumba del Papa Julio II (San  Pietro in Vincoli, Roma). Una escultura que  lleva consigo los más grandes valores de la  antigüedad, hercúleo como todas las figuras  de Miguel Ángel y en su cabeza… dos  cuernos. ¿Moisés endemoniado? Nada más  lejos de la realidad.

Según el Éxodo, cuando Moisés bajó del Sinaí, su cabeza brillaba con rayos de luz. Pero rayos en hebreo también significan cuernos y de ahí deriva la confusión –que viene de su traducción- y que ha dejado a Moisés con cuernos en sus representaciones a través de varios siglos.

Ejemplo práctico de las consecuencias de una traducción no correcta. Ahora bien, ¿Qué pasa cuando una mala traducción se hace por no tener sensibilidad de género?

El segundo Sexo (Le deuxième sexe, 1949), es uno de los títulos clave de la teoría feminista, realizada por el zoólogo Howard Parshley en 1952. Victoria Cuadrado, la ideóloga del proyecto Aquelarre Translate lo analiza: “En esta traducción que ha sido estudiada y analizada posteriormente, se observa cómo el traductor optó por sesgar brutalmente el contenido de la obra. No sólo manipula el mensaje sino que elimina directamente numerosos segmentos en los que, por ejemplo, la autora expone logros y mujeres influyentes de la historia, referencias lésbicas, explicaciones históricas, o sin ir más lejos, la lucha de las mujeres en Reino Unido, o el contenido de la convención de Seneca Fall, momento histórico de la lucha de los derechos de las mujeres.” La única comercializada en lengua inglesa hasta 2011. Se dice pronto.

La ocultación de la mujer tras el género masculino.

Victoria nos habla una y otra vez de ponernos las “gafas de género”, con las que poder observar cómo las diferencias biológicas han construido identidades femeninas y masculinas, en cuya historia existe siempre un androcentrismo que implica la subordinación de la mujer, trayendo con ello desigualdades sociales. “Es difícil mirar hacia una realidad y no ver cómo el sexismo la atraviesa de una forma u otra. Vemos cómo los medios de comunicación, la política, las relaciones sociales y familiares, el entorno laboral, etc., reproducen estereotipos sexistas que en su gran mayoría están asimilados como ‘normales’ o ‘naturales’”.

Y el lenguaje por supuesto no está exento de ello. Hay que tomar conciencia del lenguaje y del poder que tiene éste como motor de cambio, para evitar seguir reproduciendo esa ‘norma’.

“Olga Castro, teórica y docente en traducción feminista, llevó a cabo un experimento con alumnado de traducción inglés/gallego en el que corroboró que esa predilección por el masculino no se cumple sólo en ejemplos como “children”> “niños” (90% de los casos), llega hasta puntos tan absurdos como traducir “the gynecologist couldn’t see his patients” por “o xinecólogo non puido ver os seus pacientes”, donde vemos cómo más del 75% de las personas encuestadas, introdujo una marca de género masculina a través del pronombre “seus” que en gallego concuerda con el objeto o sujeto poseído. ¡Resulta que los pacientes del ginecólogo son hombres!”

En Sexismo y Lenguaje. El Estado de la Cuestión. Reflejos en Prensa. La Dra. Soledad de Andrés Castellanos nos cita una anécdota curiosa del libro publicado por Raymond M. Smullyan en 1981, ¿Cómo se llama este libro? El enigma de Drácula y otros pasatiempos lógicos, que nos hacen llegar a las mismas conclusiones que los alumnos de Olga Castro, a no ser que nos pongamos esas gafas de género.

Enigma: El señor Smith y su hijo Arturo iban en un coche. Tuvieron un accidente. El padre murió en el acto y el hijo quedó herido de gravedad y lo ingresaron en el hospital. Al verle, el jefe del departamento de cirugía dijo: “Yo no lo puedo operar. ¡Si es mi hijo Arturo!”.

Pero el lenguaje es sexista en muchos otros aspectos, fomentando la desigualdad, haciendo que el significado de las palabras varíe según su género. No es lo mismo zorro (astuto) que zorra (prostituta), gobernante (el que gobierna) que gobernanta (encargada de limpieza de un hotel).

“Realmente visibilizar ambos géneros no cuesta tanto, y hay muchos mecanismos, no sólo desdoblar, sino también por ejemplo elegir el genérico como “el profesorado” en lugar de “los profesores”, o “las personas” en lugar de “el hombre”. Esta es por tanto un muestra de “norma” que se puede repensar y deconstruir a través del uso de otras fórmulas, de modo que además se visibiliza de forma activa un posicionamiento”.

infografía

Traducir sí, pero también contar.

Y es que el proyecto de Aquelarre Translate se divide en dos. Por una parte el servicio de traducciones profesionales y por otra la creación del blog “Con género de dudas” como espacio de reflexión crítica y debate en torno a la cultura, la educación, el sexismo, y por supuesto el lenguaje.

“Por un lado cada semana intentaré contactar con personas del mundo de la cultura y las ciencias sociales para invitarlas a intervenir en el blog con un post. El primer post se llama “El lenguaje inodoro” en el cual hago una reflexión sobre el poder de las palabras y el concepto de neutralidad de la traducción. ¿A qué huelen las traducciones que no huelen? Ni la menstruación es inodora, ni el lenguaje tampoco.”

Todas aquellas personas que quieran intervenir en el blog, ya sea para compartir una reflexión, una vivencia, una opinión o una investigación que estén llevando a cabo en torno a estos temas están más que invitadas a colaborar con el proyecto. Se puede contactar por medio de la web Aquelarre Translate o a través de info@aquelarretranslate.

“Este blog irá evolucionando a medida que las personas que vayan participando en él junto a mí, aporten el cuerpo y las palabras. Por supuesto en este espacio no se aceptarán comportamientos machistas, xenófobos, racistas o de cualquier índole de discriminación. Es un espacio de diversidad y de creatividad. ¡Nada de trols!”

¿A quién va dirigido Aquelarre Translate?

Aquelarre va dirigido a todas las personas que quieran cuidar sus palabras cuando estas cruzan fronteras.

“El valor añadido que se propone aquí supondrá un mayor aliciente a la hora de escogernos para aquellas personas o agrupaciones que escriban además sobre contenido que tenga que ver con género, mujeres o feminismo. En estas traducciones cuidar del sexismo en el lenguaje es un imperativo. Sin embargo, Aquelarre está abierto a la traducción de todo tipo de textos del entorno de las ciencias sociales, el contenido no tiene que estar relacionado estrictamente con teoría sobre género, pero el género está en todas partes, y desde este proyecto lo que se garantiza es que se va a aplicar un trato igualitario en el uso del lenguaje”.

Y por si alguien aún se pregunta ¿Por qué el nombre de “Aquelarre”? Victoria da la respuesta, de nuevo, mirando desde la perspectiva de género.

“Porque siempre me ha encantado la cantidad de significado que alberga. Aquelarre haciendo referencia a las sabias brujas, perseguidas y silenciadas a lo largo de la historia por ser insumisas, por utilizar su sabiduría al servicio de las mujeres, de sí mismas. Aquelarre también como acto de purificación, en el sentido de eliminar, de quemar aquello que nos oprime, y de las cenizas construir otra realidad más justa. Este proyecto es un aquelarre de lenguaje en el que se destierran usos sexistas para construir una alternativa que otorgue dignidad por igual a ambos sexos”.

Vivimos en un tiempo en el que parece que con el acceso de la mujer al mercado laboral y el hecho de tener voto y representación en la política, las luchas por la igualdad de género han concluido. Pero la lucha de la mujer hoy día no se limita a tener una mera representación de sexo, sino en la paridad de oportunidades en todos los aspectos de la vida. El feminismo ha de seguir luchando y el lenguaje puede ser la clave para agitar conciencias.

La palabra es poder, al fin y al cabo.

Encuentra a Aquelarre Translate. @aquelarre_info

Beatriz CBG – @CbgArt

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s