Teatro: Lo que no te digo y La respiración

Pocos placeres hay como el teatro en días otoñales. Bueno, eso y luego sumarle una ronda de bebidas y tapas con personas cuya compañía te alegra el día después de acudir al teatro. Este fin de semana ha sido teatral, así que comparto con vosotros/as dos obras muy diferentes que merecen la pena ver: “Lo que no te digo” y “La respiración”.

lo-que-no-te-digo-nur-levi

“Lo que no te digo” reflexiona sobre el lenguaje, y es que eso es la obra o más bien, pieza teatral, una reflexión sobre el lenguaje, sobre la perversión de su uso diario. Un monólogo de una grandísima Nur Levi dirigida por Cristina Rota. Nur Levi escribe, actúa e incluso canta para esta pieza (porque es así como un fragmento) que te hace reflexionar sobre lo que decimos cuando no queremos decir.

La puesta en escena ya es diferente. Dos filas de asientos en el mismo escenario con el patio de butacas vacío, que hace que te parezca menos una obra y más un momento íntimo al que no sabes porqué has sido invitado. Pero lo has sido, y Nur Levi te deja entrar en su propia paranoia y obsesión sobre cómo utilizamos el lenguaje para manipular, cambiar el significado o evitar mentir mintiendo, con la excusa de la realización de una tesis sobre este mismo tema. El concepto de escenografía es una genialidad de Cristina Rota que además me recordaba a una exposición de hace años en Centro Centro Cibeles sobre la iluminación -lo conocíamos como “la de las lámparas”-, pero acompaña perfectamente al monólogo y a la intimidad que se crea con el mismo.

Una hora recomendada para los que hayan visto mucho teatro, les interese el tema sobre el que reflexiona y quieran acercarse a algo diferente.

larespiracion

Porque es más típica la obra teatral siguiente de la que os hablo, “La Respiración”. Con su historia, sus personajes, sus enredos, su escenario al típico modo de Sitcom. Alfredo Sanzol escribe esta obra como especia de expiación de su propia vida, cogiendo como leit motiv su propio divorcio y escribiendo una hilarante comedia cuya protagonista, Nuria Mencía, engrandece con su actuación.

Creí que iba a ser… bueno, una cosita normal, pero se va a la locura y el desfase de un modo que no te esperas por lo que te atrapa. La madre (Verónica Forqué) de Nagore (Nuria Mencía), cree que un año es suficiente tiempo para llevar deprimida después de un divorcio, así que decide que su hija salga y empieza a hacer yoga. Y hasta ahí puedo leer.

No quiero contar mucho por si vais a verla, pero diré que vives lo que vive la protagonista y que el público se arrancaba a aplaudir inocentemente con los logros conseguidos por ella tanto como si fuesen suyos propios. Es una obra de esas que cuando te preguntan “¿Qué tal era la obra?” Tú contestas “Muy buena” antes de relatar su argumento. No se quedará en los anales de las obras teatrales pero te dejará con un buen gusto de boca y una sonrisa para toda la noche.

Y así comienza el otoño. Con teatro, con lluvia, y con amig@s. Buen comienzo para vosotros/as también.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s